martes, 9 de marzo de 2010

Duatlón Villa de Madrid - La crónica

El pasado domingo 7 de marzo se celebró el XIX Duatlón Villa de Madrid. No tenía pensado participar pero después de la gran experiencia de la semana pasada en Rivas decidí apuntarme. Esta vez no había distinción entre élite, grupos de edad, ... Después de la carrera popular a primera hora de la mañana salieron las chicas y una vez terminaron empezamos los chicos. Salíamos todos los de categoría masculina en mogollón, bueno separados en tres salidas con una diferencia de 2 minutos entre ellas, es decir que nos mezclamos todos durante la carrera.

La carrera estaba programada a las 12:45, pero finalmente empezó a las 13:00. Yo estaba en la segunda salida que salió un par de minutos más tarde. Sorprendentemente el tiempo nos respetó y no llovió en toda la mañana. Después de la que ha estado cayendo estos días de atrás fue una grata sorpresa, y aunque hacía algo de frío se agradeció que no lloviese. Llegué con un par de horas de antelación para ver un poco el ambiente, dejar la bici en boxes con tranquilidad, calentar bien, ...

Una novedad de esta carrera es que ya entraba en vigor el nuevo reglamento, por lo que la organización regaló una cinta portadorsal cortesía de Spiuk a todos los participantes para utilizar en la carrera. Nunca antes había usado una de estas, y aunque al principio parece un poco incómodo luego ni te das cuenta de que la llevas y la verdad es que se agradece no tener que agujerear la ropa con los imperdibles. También nos regalaron la típica camiseta técnica conmemorativa del evento. Un día de estos recopilaré todas las que he ido acumulando estos meses, que ya son unas cuantas.

Pues eso, al grano, que empieza la carrera y salimos todos como liebres. El recorrido a pie era bastante llano y la verdad es que salí más fuerte de lo que debía. El primer kilómetro me salió a 3:40 min/km, claramente más rápido de lo que puedo aguantar ahora mismo y empiezo a bajar el ritmo a cifras más razonables. El pulso altísimo todo el rato, más que en Rivas y alrededor de 175 todo el rato. Cuando empiezo a bajar el ritmo me empiezan a adelantar poco a poco algunos que habían salido más conservadores y poco a poco me estabilizo rodeado de gente que corre más o menos como yo. Reconozco algunas caras que me suenan de la semana pasada y que también corrían a mi lado. Al final sale el primer 5000 (4.89 km según mi reloj) en 18:48 (18:58 por mi reloj) exactamente al mismo ritmo que la semana pasada en Rivas (3:46 min/km o 3:53 min/km por mi reloj).

Primera vuelta de la primera carrera, llevando un buen ritmo


La primera transición me salió realmente bien, al contrario que la semana pasada. Me pude subir a la bici en marcha y aprovechando la inercia metí los pies en las zapatillas perfectamente antes de romper las gomas. Mejor imposible. Nada más fijar los velcros de las zapatillas a meter plato pequeño para comenzar la subida. Se hace bastante fuerte y me pego un buen calentón intentando alcanzar al grupo que iba delante mío. Los mantengo a la misma distancia en la subida, incluso creo que recortando algo pero luego en la bajada y en el llano los pierdo de vista definitivamente. Esa primera bajada la hice con bastantes precauciones por lo mojado del asfalto, el barrillo en las cunetas y el desconocimiento del terreno.
En la primera vuelta de la bici tratando de coger al grupo que llevaba delante


Ya en la segunda vuelta, tras la subida me acoplé a un grupo y me pude relajar ligerísimamente. La bajada la hice bastante más rápido y en el llano otra vez todo el mundo a saco. ¡¡ Aquí no hay descanso !!. En la tercera vuelta vi unos metros delante mío una caída bastante fuerte y con mala pinta. Creo que debió tocarse con el de delante por que la bici le hizo un extraño y cayó con el hombro izquierdo. Tenía pinta de rotura de clavícula. La verdad es que me asusté un poco al ver la caída y me quedé tranquilito en el grupo dando algún relevo pero con la imagen en la cabeza del tío levántandose del suelo echándose mano al hombro y gritando. Entre unas cosas y otras casi me despisto y se me pasa el momento de sacar los pies de las zapatillas al terminar la tercera vuelta.

La segunda transición no fue tan bien como la primera. Mucho rato corriendo descalzo empujando la bici, y nada más calzarme las zapatillas doy un par de zancadas, me doy cuenta de que no me he quitado el casco, retrocedo, me lo quito y me coloco el dorsal hacia delante según las indicaciones de uno de los jueces. Nada más empezar a correr malas sensaciones. Además de las habituales en las piernas noto bastante dolor en los talones. Imagino que será de haber ido corriendo tanto rato descalzo en las dos transiciones. Todavía hoy me siguen doliendo. No se si será normal y le pasa a todo el mundo, o es que corren de puntillas en la transición o lo que sea. Habrá que "investigarlo".
En la segunda transición dejando el casco junto a la bici


El caso es que entre las malas sensaciones y el cansancio acumulado no hago una buena segunda carrera. Me adelantan unos cuantos de los que fueron conmigo en la bici y no puedo ni hacer intención de seguirlos. Sigo a mi ritmo y termino con un tiempo de 1:08:31, con esta última carrera a 4:26 min/km, claramente más lento que en la primera. Creo que también ha debido influir el haber competido dos fines de semana seguidos...   por eso en abril competiré en Segovia, Gijón y Elche los días 10, 17 y 25 respectivamente. Además de la concentración en Semana Santa en Oliva. ¡¡ Menuda paliza !!. Habrá que planificar bien los descansos. Acabo en el puesto 123 de un total de 339 finalizados y 351 que comenzaron la prueba.
Llegando a la recta de meta


En cuanto a la clasificación general, ganó José Almagro seguido del Diablillo Nereo del Nero con Alberto González en tercera posición. El resto de Diablillos también muy bien clasificados, sobre todo en categoría infantil y cadete siempre cerca de los primeros puestos. 

Lo mejor de la mañana, el gran ambiente que había, con muchísimos participantes, muchísimos Diablillos de todas las categorías, los ánimos que nos daban todos durante la carrera, ...

Lo peor, el ritmo al que se compite en este tipo de pruebas tan cortas. Como escuché a algún compañero de equipo hace unas semanas, estos duatlones sprint y los triatlones sprint se corren sin dejarse nada desde el bocinazo de salida, a saco y con el cuchillo entre los dientes. La palabra que utilizó fue "agónico" y creo que tiene razón. Prefiero algo más relajado en cuanto a ritmos, que de tiempo a disfrutarlo un poco más y a dosificar el esfuerzo.


Las clasificaciones completas las podéis encontrar aquí:

Y las fotos que he encontrado por internet sobre la prueba, aquí:
Fotos de José Antonio Pérez en Picasa (gracias por el pedazo de reportaje Jose)

4 comentarios:

Angel 9 de marzo de 2010, 22:09  

En eso tienes razon. En este tipo de pruebas se corre como alma que lleva al diablo, pero yo acabe disfrutando.
En la 1º transicion me sacastes 40 segundos, y al final, 10 minutos. Muy buena carrera la tuya. Hay que seguir asi.

Un saludo.

Jandercito 10 de marzo de 2010, 8:03  

La verdad es que ya tengo ganas de correr algo un poco más largo para tratar de ir algo más tranquilo y disfrutarlo más.

La primera carrera todo el mundo fue rapidísimo. Luego ya en la bici se empezaron a marcar diferencias y yo me lo dejé todo ahí...jejeje.

Saludos.

Emilio 11 de marzo de 2010, 21:30  

Bueno pedazo de ritmos y lo mejor es el ambiente diablillo que por experiencia se que es el mejor, unico. Disfruta de ello y a seguir dandole¡¡

Jandercito 12 de marzo de 2010, 8:47  

Efectivamente Emilio, tienes razón. Lo mejor fue el ambiente Diablillo antes y después de la prueba. Fuimos un montón, cada uno comentando como le había ido la carrera, todos dando muchos ánimos y con un buen rollo increible.

  © Blogger template 'Isolation' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP