domingo, 30 de diciembre de 2012

Nuevo material: Q-Rings y Powertap

Esta temporada tengo algunas novedades en lo que se refiere a la bici. Por un lado, he incorporado a la Orbea Orca los platos ovalados Q-Rings de Rotor y por otro he empezado a utilizar una rueda con el medidor de potencia en el buje Powertap. Llevaba varios meses pensando en incluir las dos cosas y el mejor momento era ahora que estamos empezando a utilizar la bici de carretera.

Varias personas me habían hablado muy bien de los platos ovalados Q-Rings y la verdad es que por el momento lo poco que los he usado hasta ahora me están gustando bastante. Básicamente lo que intentan hacer estos platos es aprovechar la pedalada haciendo que esta sea más eficiente. En la parte de la pedalada en la que se hace más fuerza la ovalización del plato hace un plato de 50 dientes se comporte como uno con más dientes (entre dos y tres), mientras que en la parte de la pedalada en la que no se ha ce fuerza es al contrario (entre dos y tres dientes menos). Todo ello de forma progresiva, sin variaciones bruscas en el desarrollo. Los que yo he montado son en desarrollo 50/34 (compact) versión OCP3, que significa que de las 5 posiciones en que se pueden montar los platos sólo está disponible la 3 para el plato grande, que es la que utiliza la mayoría de la gente.


Los beneficios que promete esta tecnología es un pedaleo más redondo, facilita el utilizar una mayor cadencia, reduce la tensión en las articulaciones (rodillas principalmente), ... También hay estudios que dicen que reducen la acumulación de ácido láctico, aumentan la potencia generada (6%), ... Lo que puedo decir es lo que yo he notado en los kilómetros que he hecho con ellos, y es que si me da la sensación de ir con mayor cadencia de la habitual de forma natural, y no he notado ningún tipo de molestia muscular ni nada extraño por el momento.

En cuanto al Powertap, se trata del sistema de medición de potencia a partir del buje de la rueda trasera más utilizado. Hay otros sistemas de medición de potencia disponibles en el mercado. Los más utilizados por los profesionales del ciclismo son los que van colocados en la araña del eje de pedalier, en concreto la marca SRM, pero el precio es prohibitivo. Otro sistema es el que mide la potencia a través de las fuerzas ejercidas sobre los pedales. Por el momento sólo Polar tiene disponible este sistema en los pedales. Garmin lleva meses prometiendo su sistema Vector, que es al que tengo echado el ojo desde hace tiempo, pero los muchos retrasos que ya lleva me han hecho decidirme por Powertap, que tiene un precio relativamente asequible.


Por el momento estoy habituandome a los valores de potencia que voy viendo mientras pedaleo, comparando mis sensaciones con la potencia desarrollada, acostumbrándome a la terminología que se utiliza en todo este "mundo" del entrenamiento por potencia, ... He leído un par de libros de algunos "gurús" del entrenamiento por potencia que son realmente interesantes, "The power meter handbook: a user's guide for cyclists and triathletes" de Joe Friel y "Training and racing with a power meter" de Hunter Allen y Andy Coggan. El primero es totalmente recomendable. Explica todo de forma muy clara y básica y se entiende muy bien. El segundo es bastante más denso y a veces cuesta un poco seguirlo, así que seguro que tendré que volver a leer algunas partes más adelante.

El tema del entrenamiento por potencia es algo que llevaba mucho tiempo con ganas de probar y este año he decidido dar el paso. La gente que lo utiliza habla muy bien de esta manera de entrenar donde la potencia es un número objetivo que no presenta la variabilidad que tiene por ejemplo el pulso en función de como te encuentras ese día, de si estás más o menos cansado, de si hace más o menos frío, más o menos viento, ... Además, tiene la ventaja de que la potencia es un parámetro que reacciona instantáneamente, en cuanto empiezas a darle duro a los pedales aumenta la potencia, mientras que el pulso tiene un tiempo de respuesta bastante más lento. No he leído a nadie decir que no haya mejorado desde que está entrenando por potencia.

En mi caso, en cuanto haga el test para determinar mi FTP (Functional Threshold Power), que será en los próximos días, y calcule así mis zonas de entrenamiento, empezaré a aplicarlo y veremos si poco a poco comienzo a ver mejoras. Desde luego tengo mucha confianza en ello.

lunes, 24 de diciembre de 2012

IX Carrera de Navidad de Cercedilla - La crónica

El pasado domingo 16 de domingo corrí por primera vez una carrera de montaña a la que tenía muchas ganas desde hacía tiempo, la "IX Carrera de Navidad de Cercedilla". Me habían hablado muy bien de ella y dentro de lo que son las carreras de montaña parece que esta es buena para empezar, así que ahí fui de cabeza.

Afortunadamente disfrutamos de un día buenísimo, con buena temperatura para ser diciembre y estar en la sierra madrileña, sin aire y con un ambiente en Cercedilla buenísimo. Me gustó mucho las ganas de diversión que tenía la gente, con un ambiente muy diferente al de las carreras populares por asfalto "urbanas", donde muchas veces se nota la tensión en la gente por querer hacer una determinada marca, o por ganar a tal o cual persona... Aquí todo parecía mucho más distendido.

Otra cosa que me gustó mucho de la carrera es lo estrecho de las calles de Cercedilla, que hacía que tanto en la salida como sobre todo en la meta diera gusto correr por allí con la gente animando muy cerquita.

La carrera en si pues me pareció muy bonita, muy dura, pero muy bonita. No estoy acostumbrado a tanta subida y tan dura. De hecho había momentos en que tenías la sensación de que si te ponías a andar casi ibas a ir igual de rápido que corriendo. Pero bueno empezando por el principio, los primeros kilómetros eran por pistas bastante anchas y con pendientes bastante fuertes que hacían que el grupo se empezase a estirar. La idea de la organización al poner zonas anchas al principio era evitar aglomeraciones a la hora de bajar después ya de unos cuantos kilómetros.


Efectivamente alrededor del kilómetro 6 comenzaba la bajada y con ella el sendero estrechito en el que era complicado adelantar y bastante tenías con ir mirando bien donde plantabas los pies para no acabar rodando por el suelo. Casi más difícil en ocasiones bajar que subir. Si las subidas te dejan los cuádriceps y los gemelos ardiendo (además de llevar el pulso por las nubes), las bajadas te dan la sensación de que te están rompiendo a golpes los cuádriceps. Es una sensación extraña porque vas muy rápido pero nunca tienes la sensación de estar corriendo cómodo.


Tras la bajada fuerte algunas zonas un poco más llevaderas donde se podía correr a un ritmo razonable y ya esperando la subida final, que tuvo una sorpresa. Ya había visto en el perfil que había una subida al final, pero no me imaginaba que fuese tan dura. De hecho fue la única parte de la prueba que tuve que hacer andando, al igual que todos los que iban corriendo a mi lado. Tuvo su encanto ya que se subía justo por donde bajaba un pequeño riachuelo y era imposible no ir pisando agua y piedras sueltas todo el rato. A pesar de subir andando y de que no fuesen más de 200-300 metros, ¡ llegué arriba con casi 180 pulsaciones !. A partir de ahí ya sólo había que dejarse caer hasta llegar a meta.

Allí nos juntamos todos los Diablillos que habíamos ido a participar, con algunas sorpresas que no esperábamos en esta carrera, comiendo polvorones y turrón que daban en meta, y luego estuvimos disfrutando del "tercer tiempo", comentando la jugada de cada uno. Los dos días siguientes a la carrera, como me imaginaba, fueron de agujetas "bastante serias" :).


Acabé la carrera en el puesto 100 de la clasificación general absoluta de un total de 1783 corredores que finalizaron la prueba, con un tiempo oficial bruto de 59:49 y neto de 59:26. Todos los datos de la carrera que grabé con mi Garmin se pueden encontrar pinchando aquí. Bajé de la barrera psicológica de la hora, aunque la verdad es que en una carrera de este tipo el tiempo es lo de menos. Cada año cambian el recorrido y por tanto no se puede comparar.



Y poco más que contar, una prueba más que apuntar en el calendario, que me gustaría repetir si no todos los años si al menos de vez en cuando, y una buena iniciación a las carreras de montaña que me gustaría seguir probando en el futuro.

miércoles, 5 de diciembre de 2012

10km de Rivas - La crónica

Este domingo he participado por tercera vez en los "10 km de Rivas". Desde que estoy en los Diablillos sólo he fatado a esta cita el año pasado, por estar trabajando en Inglaterra. No es una carrera para hacer un buen tiempo por el recorrido con bastantes subidas, pero tiene otras cosas que si me gustan, como la amplitud del circuito, el no ser una carrera muy masificada, el comenzar y terminar en una pista de atletismo y sobre todo que es en Rivas, territorio más que conocido por todos los Diablillos.

La mañana amaneció más que fría. Hasta 4 bajo cero llegué al montar en el coche. Poco a poco la temperatura fue subiendo y yo creo que debimos empezar la carrera a un grado más o menos. La idea, como siempre en esta carrera, era tomarla como un entrenamiento de calidad. Todavía no hemos hecho nada de series ni fartlek ni nada parecido, así que tampoco se puede pedir mucho a estas alturas de temporada.

121202_101822.jpg

Tras un calentamiento bastante largo de una media hora nos colocamos en la línea de salida. La intención era correr el segundo 5000 más rápido que el primero. Al ser una carrera a dos vueltas es relativamente sencillo ir controlando los tiempos y ritmos para cumplir lo que quieres hacer. Me junte con Manu y Dani con la idea de correr el primer 5000 en 19:30 y el segundo más rápido, lo que se pudiera.

Salimos y empiezan a caer los kilómetros. Vamos los tres encabezando un grupito y el comienzo, hasta casi el kilómetro 3, es rápido, ya que principalmente pica hacia abajo. Controlamos el tiempo de paso de cada kilómetro y va clavado a 3:54 min/km, justo lo que hace falta para pasar por el 5000 en 19:30. La segunda parte de esta primera vuelta es algo más dura ya que hay que subir lo que antes se ha bajado y el bucle que nos desvía de la calle principal durante un par de minutos empieza a hacer mella.

Entramos en la pista para completar la primera vuelta al ciruito y el paso por el 5000 lo clavamos en 19:30. Perfecto. Primera objetivo de la carrera cumplido, sin quemarse demasiado pero corriendo rápido. Ahora sólo faltaba rematar cumpliendo el segundo objetivo y hacer más rápida la segunda vuelta.

121202_103902-2.jpg

Nada más salir de la pista de atletismo comienza el cambio de ritmo. Dani se pone a tirar más fuerte y vaya si se nota. El grupito que venía con nosotros empieza a desintegrarse y van cayendo uno a uno. Nos quedamos los tres solos con algún otro que va y viene de vez en cuando. Pasamos alguno de los kilómetros favorables a menos de 3:40 min/km y se nota que las piernas van picando. En el kilómetro 7 viene el giro de 180º donde hay que comenzar a subir de nuevo. Este era el punto clave de la carrera donde el tiempo de la segunda vuelta se podía echar a perder así que tocaba apretar.

Manu se empieza a quedar, pero aquí ya cada uno tenía que llevar su ritmo y aguantar hasta donde pudiera. Yo todavía llevo algo y consigo seguir a Dani. El bucle de subida esta vez pica muchísimo y veo en el pulsómetro que he pasado de 180 pulsaciones en esa parte. No suele ser muy buena señal en mi ver ese pulso salvo que sea en el último kilómetro, pero todavía quedaban dos. En el kilómetro 8.5 más o menos Dani empieza a abrir un pequeño hueco y, aunque lo intento, ya no hay más gasolina. Me voy quedando poco a poco aunque aún así consigo mantener un ritmo razonable alrededor de 3:50 min/km.

Entrando en el estadio había que dar una vuelta y media para terminar en meta. Me adelanta otro corredor que venía remontando desde atrás y me pego a él pensando que podía esprintar en los últimos 100 metros. Así es, parece que queda algo en la reserva y consigo adelantarle de nuevo para entrar en meta con un tiempo de 38:22 según mi Garmin. Segundo 5000 en 18:52, 38 segundos más rápido que el primero. Objetivo cumplido y además con un tiempo bastante bueno para ser esta carrera. Aquí están todos los datos que grabó el Garmin.

121202_105200.jpg

El tiempo de la clasificación oficial es 38:20, puesto 33 de 425 participantes. En mi categoría quedé en el puesto 12 de 183 participantes. En general terminamos todos los Diablillos muy contentos. Primer y tercer puesto en la general masculina para Luismi y Corroto, primer y segundo puesto en su categoría para Esther y Bea, también grandes resultados de los más pequeños, ...

Poniendo es tiempo de esta carrera en perspectiva sale muy bien parado. Es la tercera mejor marca que hago en un 10K tras las San Silvestres de 2010 y 2011. Además, he corrido un minuto más rápido que hace un mes y medio en la Carrera de las Empresas en una prueba quizá algo más dura. Así que poco más puedo pedir a estas alturas, "progresa adecuadamente", como te ponían en las notas cuando era pequeño. Las pocas dudas que me quedaban sobre si volvería al mismo nivel de antes tras la neumonía se han terminado de disipar y me hacen ser bastante optimista de cara a la temporada. Próxima para en la San Silvestre Vallecana Internacional (con parada previa en la carrera de Cercedilla, a ver si no nos congelamos)

miércoles, 28 de noviembre de 2012

VIII Raid Diablillos de Rivas - La crónica

Este pasado sábado 24 de noviembre participé en el Raid que organizan todos los años los Diablillos de Rivas por estas fechas. El año pasado ya hice uno en Toledo, pero nunca había participado en el que organiza el club. Y tengo que decir que después de lo bien que lo pasé seguro que se convierte en una cita obligada en el calendario.

El raid estuvo dividido en 4 etapas, dos de carrera a pie y dos de bici de montaña. Las dos primeras etapas (bici de montaña y carrera a pie) eran relativamente cortas mientras que las 2 siguientes (otra de bici de montaña y la final de carrera a pie) eran bastante más largas. Entre medias había que hacer 5 pruebas especiales (randobike, slackline, escalada, memoria y sky) que daban minutos de bonificación en función del resultado de cada prueba.

Los equipos siempre los organiza el propio club tratando de que sean equilibrados y con la idea de que a partir de la segunda etapa algunos vayan retirándose para que la última etapa la comiencen (y terminen) dos o tres personas del equipo. Buena filosofía porque al final se termina mezclando a gente de diferentes niveles, mayores y más pequeños, ... y se consigue "hacer equipo".


Las dos primeras etapas eran relativamente sencillas, con balizas no demasiado complicadas de localizar mirando el mapa y con las pistas que nos dieron antes de empezar. Además, estaban todas bastante cerca de "boxes" así que más o menos todos conocíamos la zona.

Al empezar la tercera ya había que empezar a tomar algunas decisiones. No estaba claro cual era el orden adecuado en el que intentar encontrar las balizas. Gracias a Pedro, una vez decidido el orden no hubo ni un sólo error de orientación y fuimos directos a cada una de ellas. Alguna costó un poco encontrarla una vez estábamos ya en la zona donde debería estar, pero vamos nada del otro mundo. Hasta este momento íbamos realmente bien comparados con los demás equipos, siendo uno de los mejores en esta tercera etapa.

Los problemas vinieron con la cuarta etapa. Pedro ya había decidido no hacerla y fue el que llevó la voz cantante con el mapa y en las tareas de orientación, así que nos quedamos un poco "solos ante el peligro". Además, bajo mi punto de vista cometimos el error de decidir ir primero a la baliza más lejana de las cuatro que había que encontrar. Resultó ser la baliza más complicada y que sólo encontró uno de los equipos. Al estar tan lejos, las posibilidades de no saber donde estabas localizado en el mapa iban aumentando según nos alejábamos de "boxes". El resto de equipos empezó por las balizas más cercanas, que eran mucho más sencillas, y muchos decidieron no intentar ni si quiera buscar la más lejana. La penalización de una hora por no encontrarla compensaba de sobra el tiempo que se iba a perder buscándola y quizá no encontrándola.


Ahí perdimos muchísimo tiempo buscando y buscando, bastante desorientados y haciendo algunas "barbaridades" por los cortados de Rivas. Salimos con muy poco agua y comida así que cuando llevábamos dos horas de etapa decidimos volver a "boxes", ir a buscar únicamente la baliza más cercana y dar por finalizado el raid justo antes de que anocheciera, casi 9 horas después de haber empezado el raid. Toda una aventura esta última etapa.

En definitiva, una buena paliza la que nos dimos, con un total de 80,9 kilómetros repartidos en 8h40m (penalizaciones y bonificaciones aparte):

Y sobre todo muchísima diversión. ¡ El año que viene más y mejor !

martes, 20 de noviembre de 2012

Resumen temporada 2011-2012

Bueno, pues ya va siendo hora de hacer un resumen de lo que ha sido la temporada 2011-2012 que ha terminado hace pocas semanas. La verdad es que tenía el blog un poco abandonado este mes de noviembre y ya tenía ganas de ponerme a escribir un rato. La idea del resumen de esta temporada ya la tenía desde hacía tiempo, como he hecho en otras temporadas, pero quizá el hecho de que esta temporada haya sido un poco atípica me ha hecho retrasar un poco ponerme a ello.

Como muchos sabéis esta temporada ha estado centrada en el Ironman de Frankfurt así que las competiciones han sido más bien escasas, y todas ellas enfocadas a llegar en perfectas condiciones al 8 de julio de 2012. Además, la primera parte de la temporada, hasta finales de 2011, también estuvo marcada por seguir viviendo en Derby (Inglaterra), donde tanto el entrenamiento como las competiciones fueron bastante diferentes a lo que habría hecho de estar en España.

Ya desde antes de empezar la temporada había echado el ojo a la temporada de cross que se desarrolla todos los años en los alrededores de Derby durante los meses otoñales e invernales, la "Derby Runner Cross Country League". Me apetecía mucho correr alguna prueba de este tipo en Inglaterra y mirando calendarios me decidí a hacer dos de esos crosses, uno en octubre y otro en diciembre.

Todo comenzó el 23 de octubre con el cross en Bagworth Heath, una carrera de 5 millas a la que nos presentamos unas 15 personas del DTC, el club con el que estuve entrenando durante mi estancia en Derby. Llevaba únicamente una semana entrenando, así que las condiciones desde luego no eran las mejores para disputar una carrera, así que fuí "con lo puesto". A pesar de que fue una prueba durísima por el desnivel, algo de barro, ... me lo pasé bomba. Aquí hay mucha tradición con este tipo de carreras y la forma de organizar y disfrutar de estas cosas es completamente diferente a la española. Todo mucho más de "andar por casa" pero sin que falte lo esencial, y por supuesto, mucho más barato que en España.




La siguiente prueba coincidió con uno de los fines de semana en los que volvía a Madrid de visita. La verdad es que decidí participar en la Carrera del BBVA a última hora y tampoco es que llegase en muy buenas condiciones, pero bueno, me apetecía participar en esta prueba y no me lo pensé dos veces. El 6 de noviembre me planté en la salida junto con unos cuantos amigos a pasar un buen rato en los 10 kilómetros de la carrera. Allí me encontré con un amigo de los Diablillos y salimos juntos haciendo finalmente la carrera prácticamente juntos hasta más o menos los dos últimos kilómetros donde pude sacarle una pequeña ventaja. Finalmente marqué un tiempo de 38:28 que me dejó bastante contento, mucho mejor que en esta misma prueba un año antes.

De nuevo en Derby, el 4 de diciembre tocó el segundo cross, que iba a servir ya como despedida, desde el punto de vista deportivo, de los meses que pasé en Derby. Este fue en Allestree Park, muy cerquita de donde vivía en Derby. Si el anterior tuvo bastante desnivel y un poco de barro, este tuvo mucho más desnivel y sobre todo muchísimo más barro. Eso si, me lo pasé como un enano corriendo allí. De nuevo la distancia total fue de 5 millas, en un circuito al que había que dar dos vueltas. Aunque mi objetivo era intentar quedar primero del DTC, no lo conseguí. Hasta la subida de la segunda vuelta iba bien colocado, junto con los primeros del club, pero en la parte final me fuí imposible seguir el ritmo y finalmente perdí un par de puestos.

La última competición de 2011 fue muy especial, la San Silvestre Vallecana Internacional. En la San Silvestre Vallecana de 2010 conseguí hacer la marca mínima necesaria para poder participar en la internacional de 2011 (bajar de 38 minutos), así que cuando salieron las inscripciones no me lo pensé dos veces. Tenía muchísimas ganas de hacerla y la verdad es que salió de maravilla. No tiene nada que ver con la popular. Para empezar la cantidad de gente. Habiendo hecho la popular anteriormente resulta un poco desolador ver Concha Espina casi vacía en lugar de estar llena de gente. Por otro lado, el nivelazo de los corredores. Todo el que participa corre una barbaridad y aquí no tienes el efecto psicológico de ir adelantando gente constantemente los primeros kilómetros. Aquí desde el principio todo el mundo está en su sitio, no hay aglomeraciones y haces casi toda la carrera rodeado de gente que va a ritmos similares a los tuyos. La carrera fue muy bien. La planteé de forma algo distinta a lo habitual. Siempre suelo salir algo reservón para asegurarme no llegar al final totalmente desfondado. Aquí no fue así, y salí a saco desde el principio, sin dejarme nada y esperando que las fuerzas me acompañasen hasta el final. Salió todo bastante bien y conseguí la que hasta ahora es mi mejor marca personal en 10 kilómetros, 36:54.

Ya en 2012 comenzaron las pruebas orientadas a preparar el Ironman de Frankfurt. Y que mejor que hacerlo con la Media Maratón de Getafe el 22 de enero. Fue mi tercera participación y la verdad es que la evolución desde la primera hasta esta tercera ha sido más que satisfactoria. 1:21:33. Como siempre, esta carrera la hago sin ningún tipo de preparación específica, lo que significa que el día anterior toca salida larga en bici, que no es ni mucho menos lo ideal para correr al máximo el domingo. La carrera salió a pedir de boca consiguiendo mantener un ritmo muy estable durante toda la carrera con el kilómetro más rápido a 3:45 min/km y el más lento a 3:57 min/km para terminar con 1:21:33, bajando en tres minutos mi mejor marca hasta ese momento.

Un par de meses sin competiciones hasta llegar a la siguiente, la "Media Maratón Villa de Madrid". Muchos nos presentamos a correrla sin dorsal, cosa que no me gusta hacer habitualmente, pero bueno nos pilló un poco desprevenidos y apuntarnos a última hora era carísimo. Nunca antes había corrido esta carrera y la verdad es que me gustó mucho. Muy diferente a Getafe, con muchos kilómetros de subida y luego otros tantos de la correspondiente bajada. Además pasando por muchas zonas bastante bonitas de Madrid, otro aliciente. Salí con cierta cautela y con intención de no forzar demasiado en los primeros kilómetros y fuí controlando el ritmo y el pulso hasta el kilómetro 17. A partir de ahí ya sin contemplaciones para terminar con un tiempo de 1:22:58. Bastante contento teniendo en cuenta el perfil de la prueba y que traté de no pasarme en 3/4 de la carrera.




Pocos días después de la media maratón vino la Semana Santa, uno de los momentos del año en los que mejor me lo paso con la "Concentración de los Diablillos" en Oliva. Estar 4 días conviviendo las 24 horas con un montón de amigos dan para muchos buenos momentos. Este año afortunadamente tuvimos un tiempo bastante bueno, sobre todo comparado con el año pasado donde llovió muchísimo y fue todo un poco complicado. Las etapas fueron parecidas al resto de años y se notaron mucho los entrenamientos largos de los meses anteriores, ya que no terminé tan fundido como otros años, ni si quiera en la "etapa reina" con sus 150 kilómetros.

Ya por fin a finales de abril vino el primer triatlón de la temporada, el VIII Triatlón de Elche (distancia medio ironman) en lo que fue mi tercera participación. Siempre llego con muchas ganas a esta carrera, y es que después de tantos meses entrenando, muchas veces con frío, aire y lluvia, apetece el buen tiempo que generalmente tenemos en esta prueba. Además tenía el aliciente de que en esta prueba iba a estrenar en competición la bici de triatlón que compré en enero. También estrenaba la ropa con la que tenía intención de correr el Ironman, así que todo fue un buen banco de pruebas. La natación fue de maravilla, marcando poco más de 31 minutos, algo que nunca había hecho antes en estas distancias. La bici fue bastante bien, con muy buenas sensaciones sobre la cabra y rodando fuerte. El circuito era nuevo para todos y ver los dos carriles de la carretera nacional cortados para los triatletas invitaba a darle zapatilla.La lástima fueron los últimos 15 kilómetros que se hicieron más duros de lo esperado por culpa del fuerte aire de cara que se levantó. Y la carrera a pie me dejó más que contento. Corrí en poco más de 1:26 y terminé la prueba con mucha fuerza en algo menos de 4:37 mejorando en 7 minutos la el tiempo del año anterior.

En mayo ya se empieza a notar la cercanía del Ironman de Frankfurt, y tocaba participar en el segundo test importante de la temporada, el Half Challenge Barcelona-Maresme también sobre distancia medio ironman. Tenía muchas ganas a esta prueba después de haber estado viendo en directo en 2010 el Challenge. Y la verdad es que no me defraudó. Organización buenísima, posiblemente la mejor que he visto nunca en España junto con la de Elche. Circuitos muy buenos y sobre todo rapidísimos. Esta prueba la consideraba si cabe más importante que Elche ya que el estado de forma ya no iba a mejorar demasiado en poco más de un mes que quedaba para el Ironman y los duros entrenos realizados hasta la fecha tenían que salir a relucir. Y vaya si lo hicieron. Ha sido la prueba en la que más he distrutado en bici de todas las que he hecho, dándole zapatilla de principio a fin para conseguir una media de casi 38 km/h (estrenar en competición el casco aero era un buen aliciente). Y a pesar de las dudas tras una bici tan rápida, la carrera a pie también salió perfecta, corriendo más rápido que nunca en una media maratón de un triatlón (1:24:35) y con un tiempo total de 4:24. Recompensa total para el duro trabajo hecho hasta el momento, y muchísima confianza de cara a las semanas que quedaban hasta Frankfurt.

Un par de semanas antes del Ironman participé en la primera travesía larga que hago, la II Travesía Valle de Iruelas, en el embalse de El Burguillo. 5600 metros con traje de neopreno en pleno mes de junio... Ese día hizo bastante calor, pero la idea era que sirviera de banco de pruebas para el Ironman, donde la probabilidad de tener que usar neopreno era muy alta. Así que terminé con los hombros bastante cargaditos en poco más de hora y media que estuve nadando. Salvo eso, la prueba fue muy bien y hasta los últimos 1000 metros las sensaciones fueron bastante buenas. El final ya se hizo un poco largo y pensé que no llegaba nunca, pero imagino que será normal para ser la primera vez que me me enfrentaba a una distancia tan larga nadando. Así que de nuevo salí con la confianza muy reforzada.

Y por fin llegó el 8 de julio, el Ironman de Frankfurt. La de tiempo que llevaba esperando esa fecha. Según se acercaba el día del Ironman, el nivel de nerviosismo iba en aumento, pero no como otras veces en las que dudaba de si había entrenado suficiente, o de como iría la prueba. Estaba nervioso por si pasaba algo los días previos a la prueba, o cualquier problema durante la misma, como un problema mecánico, de alimentación, ... Había hecho todo lo posible para minimizar riesgos, pero siempre existe una posibilidad por pequeña que sea que puede echar por tierra todos los meses de preparación. Y vaya si ocurrió. Perdí el Garmin en la natación y es algo que ni por asomo me había imaginado. Me tocó hacer toda la bici y la carrera a pie sin ningún tipo de referencia de tiempos, ritmos, pulso, ... Todo por sensaciones. Afortunadamente los ritmos estaban más que metidos en el cuerpo y salió todo muy bien, pero hubo varios momentos de duda en los que posiblemente no regulé lo suficiente.

Como colofón a todo lo vivido en Frankfurt los 6 días que allí estuvimos un montón de Diablillos, aquí os dejo un vídeo que preparé hace unas semanas como homenaje y recuerdo para todos:



Desde aquí hasta el final de temporada todo estuvo marcado por la neumonía que me tuvo hospitalizado tres semanas y que me dejó completamente KO. Al salir del hospital empecé a retomar los entrenamientos muy poco a poco, con muchísima tranquilidad dando por perdida lo que quedaba de temporada. Una simple carrera a pie de 15 minutos me dejaba muerto para el resto del día (y no digamos nadar más de 10 minutos seguidos) así que había que tener paciencia e ir despacio. Unas semanas después parece que la cosa empezaba a entonarse un poco y podía hacer algún entreno medianamente decente aunque a ritmos ridículos para lo que había estado haciendo el resto del año. Así que decidí apuntarme a un par de pruebas para cerrar la temporada con el buen sabor de boca de haber vuelto a ponerme un dorsal.

La primera fue la "III Maratón MTB Alcarria BikeRoom", una marcha de bici de montaña. De las dos versiones hice la más corta, de 50 km. Estos últimos meses estoy montando mucho en bici de montaña, y a pesar de haber tenido algún percance al empezar a hacerlo, ahora ya he cogido bastante confianza y estoy disfrutando mucho con la bici. Ese día lo pasé de maravilla junto con varios amigos. Hizo un día muy bueno, nos dimos una buena paliza por los caminos de los alrededores de Sacedón y, aunque me hubiera gustado estar mejor, me vi mejor de lo que me esperaba.

Y para terminar la temporada ya en octubre, la tradicional "Carrera de las empresas" que me gusta correr todos los años junto a mis compañeros de trabajo. Aquí si que tenía más dudas de como iba a poder correr. Llevaba muchísimo tiempo sin correr a ritmos rápidos y las sensaciones corriendo en las últimas semanas no habían sido precisamente las mejores. Lógicamente no podía esperar hacer un tiempazo y estar rondando los 40 minutos en los 10 kilómetros de la prueba me parecía algo complicado. Las ganas de correr, el puntito extra que te da ponerte un dorsal y la motivación de correr con tus compañeros hicieron el resto para cerrar la temporada con un buen sabor de boca en poco más de 39 minutos.

A modo de resumen de la temporada, he participado en:
- 7 carreras:
    2 crosses (Bagworth Heath y Allestree Park)
    3 de 10 kms (BBVA, San Silvestre y Empresas)
    2 medias maratones (Getafe y Madrid)
- 3 triatlones:
    2 medios ironman (Elche y Half Challenge)
    1 ironman (Frankfurt)
- 1 concentración (Oliva)
- 1 travesía (Valle de Iruelas)
- 1 prueba ciclista (Sacedón)


En total sumando las tres temporadas que llevo metido en este mundillo, esto es todo lo que he hecho:
- 21 carreras:
    4 medias maratones
    12 de 10 kms
    3 inferiores a 10 kms
    2 crosses
- 8 duatlones:
    4 sprint
    2 olímpicos
    2 sprint contrarreloj por equipos
- 23 triatlones:
    1 ironman
    8 medios ironman
    1 media distancia
    6 olímpicos
    4 sprint
    1 sprint contrarreloj por equipos
    1 de relevos
    1 cosa rara
- 1 acuatlón
- 4 concentraciones
- 2 travesías
- 1 raid
- 5 pruebas ciclistas

domingo, 28 de octubre de 2012

Ironman Zurich 2013, ¡ allá voy !

Bueno pues después de varias semanas dudando sobre que hacer la temporada que viene por fin me he decidido. Me había planteado varias opciones, aunque básicamente eran tres. La primera, la que menos fuerza tenía, era no hacer ninguna prueba de larga distancia. La segunda era hacer una prueba distancia Ironman en septiembre, como el Challenge de Barcelona o el Ironman de UK o Ironman de Gales. En este caso el planteamiento sería hacer una temporada "normal", con sus duatlones, triatlones sprint y olímpicos y algún medio hasta junio y luego ya dedicar esas últimas 12 semana a preparar específicamente el Ironman.

La tercera opción era hacer un Ironman en julio, como este año 2012, y plantear algún otro objetivo importante para la segunda mitad de agosto y el mes de septiembre. En este caso viendo que ya casi todos están con las inscripciones agotadas, la única posibilidad que quedaba era el de Zurich, en Suiza. Finalmente esta ha sido la opción elegida y será el objetivo más importante del año. Ahora queda fijar un calendario alrededor del 28 de julio de 2013, que es la fecha del Ironman de Zurich.


Zurich, ¡ allá voy !

lunes, 22 de octubre de 2012

Entrevista a los Diablillos en la radio

El pasado martes 16 de octubre nos hicieron una entrevista a algunos Diablillos en representación del club. La entrevista fue en una radio local de Rivas, Radio Cigüeña y la verdad es que fue toda una experiencia. Acudí con otros dos compañeros del club y al menos en mi caso era la primera vez que estaba en una radio.

Nos dieron bastante "cancha" para hablar largo y tendido. Aunque estuvimos en total una media hora, si hubieran tenido tiempo podríamos haber llenado dos horas de programa... :)

Aquí está el audio de la entrevista dividido en dos partes, para el que lo quiera escuchar:



sábado, 20 de octubre de 2012

Carrera de las Empresas 2012 - La crónica

Este pasado domingo volví por fin a la competición tras más de 3 meses sin hacerlo, desde el Ironman de Frankfurt. La Carrera de las Empresas (10 km), ya tradicional y es que es la tercera vez que la corro. Esta vez todo eran dudas, ya que no tenía ni idea de como iba a responder, ni de a que ritmo iba a ser capaz de correr, ni de si sería capaz de aguantar a ritmo fuerte toda la carrera, ... De estos 3 últimos meses sólo he podido entrenar dos de ellos y han sido todo entrenos tranquilos y suaves, sin series ni cambios de ritmo ni nada parecido y en general con sensaciones no muy buenas, pulso bastante alto inicialmente aunque mejorando poco a poco, ... De ahí las dudas.

Mala fecha han escogido este año para la carrera. Al ser festivo el viernes mucha gente ha aprovechado para salir de Madrid y muchos de los que participaban habitualmente de mi empresa en la carrera esta vez no lo han hecho. Aún así hemos juntado a 11 personas que nos dividimos en tres equipos, uno de 4 personas para la carrera de 6 km, otro de 3 personas para la carrera de 10 km y por último uno de 4 personas para la carrera de 10 km. En este último era en el que yo estaba.

El día salió perfecto, algo de fresquito a primera hora de la mañana pero para la hora a la que empezó la carrera (9:00) la temperatura ya era muy agradable para correr. Nada de calor, pero lo justo para no pasar frío y poder correr en manga corta sin problemas. Tras calentar un poquito nos metemos en la zona de salida y avanzamos todo lo posible hasta colocarnos prácticamente en primera fila.


Salgo y tras abrirme paso y encontrar hueco para correr cómodo me coloco detrás de Abel, que salió bastante fuerte. El primer kilómetro incluye un tramo cuesta abajo y una segunda parte ya picando hacia arriba por el Paseo de la Castellana dirección hacia Plaza de Castilla. Pasamos el primer kilómetro a menos de 3:40 min/km... ¡ bufff !. Hemos salido a toda pastilla y está claro que ese ritmo es imposible de mantener toda la carrera.

El segundo kilómetro ya empieza a ser más normal, y al ser todo cuesta arriba empieza a picar un poco. A la altura del Bernabeu veo que Abel empieza a bajar un poco el ritmo y dudo si mantener el que llevaba o aflojar también un poco. Sabiendo que queda otro kilómetro de subida y luego ya hay 5 de bajada decido mantener el ritmo hasta Plaza de Castilla. Se hace duro pero voy viendo los pasos kilométricos y el ritmo es bastante bueno, un poco por encima de 4 min/km y mejor de lo que me pensaba.

Comienza la cuesta abajo y toca aumentar el ritmo. Voy en cabeza de un grupito y los que tenemos delante nos sacan bastante pero son una buena referencia visual para no relajarse. Empiezan a caer los kilómetros a menos de 3:50 min/km. Cuesta mantenerlo pero me veo razonablemente bien y creo que puedo mantener el ritmo hasta el final de la bajada. El pulso se relajó un poquito al principio de la bajada pero rápidamente se volvió a poner alrededor de 175 ppm y no bajaba de ahí. En cualquier caso, me encontraba de respiración bastante bien y de piernas ya un poco tocado al final de la bajada.

El último kilómetro de la bajada fue un poco más suave y el ritmo se me fué un poco hasta 3:55 min/km. Todavía quedaban 2 kilómetros en ligera subida que se iban a hacer duros. Aún así, apretando los dientes ya para dar el último empujón consigo hacer el primero de esos dos kilómetros a menos de 4 min/km. Prefiero ni mirar el pulso, pero se que está más alto de lo que había ido hasta ahora. Eso ya da igual. Queda muy poco y hay que darlo todo. Al comenzar la subida vi que llevaba aproximadamente 31 minutos, con lo que bajar de 40 parecía factible si no me relajaba.



Viendo que pasé el kilómetro 9 en unos 35 minutos ya vi claro que si no pasaba nada raro bajaría de 40 minutos y me acercaría mucho a 39. Apreté ya lo poco que pude en ese último kilómetro y finalmente terminé con un tiempo de 39:21, en una carrera que mi Garmin midió un poco más larga, concretamente 10.09 km a un ritmo medio de 3:54 min/km. Eso siginifica hacer justo 39:00 en 10 km reales. Así que termino contentísimo. He conseguido aguantar corriendo a un ritmo bastante alto durante toda la carrera y las sensaciones han sido realtivamente buenas, respirando bien y con dolor de piernas, como debe ser.

El resto de mis compañeros de equipo también lo hicieron muy bien, terminando todos en unos tiempos muy parecidos entre 40 y 42 minutos. La sorpresa vino un rato después de terminar cuando nos enteramos de que ¡ habíamos quedado terceros por equipos en nuestra categoría !. Los dos equipos que quedaron por delante nos sacaron muchísima ventaja, pero nosotros también sacamos un buen pico al cuarto. Lástima que sólo hubiera trofeo y podium para el primer equipo de cada categoría.

En la clasificación absoluta masculina también quedé en muy buena posición, concretamente en el puesto 50. Así que mucho mejor de lo esperado en todos los sentidos. Antes de comenzar la carrera no tenía nada claro si podría si quiera acercarme a los 40 minutos.

miércoles, 3 de octubre de 2012

III Maratón MTB Alcarria 2012 BikeRoom - La crónica

Este pasado domingo estuve participando en la "III Maratón MTB Alcarria 2012 BikeRoom". Después de no haber podido participar hace dos semanas en la de Ayllón por culpa del problema que tuve en el codo izquierdo, aún tenía dudas de si podría participar en esta. Finalmente me decidí a hacerlo, ya que parece que el codo ha mejorado bastante estos últimos días y lo encontraba más seguro que hace dos semanas.

Más dudas sobre la marcha, el tema de como estarían los caminos. Durante esta última semana había estado lloviendo un par de días bastante fuerte y las dudas sobre lo embarrados que estarían los caminos eran bastante razonables. Afortunadamente el sábado el día fue bastante mejor y no llovió nada, así que los caminos mejoraron un poco. Había zonas bastante embarradas y con charcos, pero más o menos se podía ir "encima" de la bicicleta por todos lados salvo alguna zona especialmente complicada por su dificultad técnica.


Y la tercera y última duda tenía que ver con la posibilidad de hacer la ruta corta (50 km) o la larga (85 km). En otras circunstancias habría elegido la ruta larga, pero con las dudas sobre como iba a responder el codo y el estado del terreno tenía bastante claro que iba a hacer la ruta corta, como así fue finalmente.

Así que con un madrugón bastante importante nos dirigimos a Sacedón varios Diablillos dispuestos a pasar un buen día. Una vez recogidos los dorsales y vestidos de faena empezamos la marcha con unos 150-200 participantes (al final hubo bastantes bajas así que no tenían muy claro cuantos habían venido finalmente).

El comienzo de la marcha fue la parte más sencilla, con caminos claros por los que ir y algo de barro y charcos pero nada demasiado importante. Poco a poco según íbamos avanzando la cosa se empezó a complicar, y de hecho en algunas subidas empezaba a costar un poco más de la cuenta por culpa del barro. Las ruedas se llenaban de barro que llenaba el hueco entre los tacos y hacía que costase más de la cuenta traccionar. Así que en alguna de las subidas tocó echar pie a tierra. Toda la marcha fuí junto a Pedro, un amigo de los Diablillos que estuvo casi todo el rato tirando de mi a pesar de que en las zonas más complicadas le hacía de lastre y me tenía que esperar :).


Paramos en los dos avituallamientos que teníamos en la ruta corta. En el primero únicamente a beber algo y en el segundo a comer algo y beber también un poco. En este segundo avituallamiento se nos unió Vicen, que salió más rápido que nosotros pero se perdió junto con un grupito al poco de empezar. A partir de ahí ya fuimos los tres juntos hasta meta. Esta última parte desde el segundo avituallamiento fue la que más me costó. No es que fuese dura pero sin duda era más técnica que los dos primeros tercios de carrera. Había varias bajadas que a mi me hacián ir bastante "cagadito" y alguna subida también muy corta pero de las que era casi imposible hacerlo sin echar pie a tierra. Así que seguí haciendo de lastre :).

Finalmente lo que iban a ser 50 kilómetros se quedaron en poco más de 45 según mi Garmin en poco más de 2h45m contando las paradas en los avituallamientos. La verdad es que viendo lo que tardamos y lo que costó hacer la ruta, me alegro de no haber hecho la opción larga. Sin duda había sido una barbaridad y nos habría supuesto 5 o 6 horas de bici que ahora mismo no es precisamente lo más recomendable para estar empezando temporada. Los detalles de la ruta se pueden encontrar aquí: http://connect.garmin.com/activity/228493876

Por lo que nos dijeron, nuestro grupito de tres quedamos en quinta, sexta y séptima posición de la ruta corta. ¡ Mucho mejor de lo esperado !. Jose ganó la ruta corta y Giselle quedó en tercera posición de las chicas de la corta (aunque tiene sospechas de que las que le ganaron atajaron porque no vió a ninguna adelantarla en carrera :))


Tras la marcha la organización invitaba a una paella a todos los participantes, que nos supo a gloria. Que bien se estaba comiendo al sol en la plaza de Sacedón en manga corta, ¡ con el frío que hacía a primera hora de la mañana !. También hubo una entrega de premios más simbólica que otra cosa y sorteos de algo de material entre los participantes. Todo con muy buen ambiente la verdad, casi como si estuviéramos en familia. La verdad es que estos eventos así pequeños se nota que están hechos de otra manera. Con muchos menos medios consiguen hacer cosas impensables contando con mucha ayuda y sobre todo con muchísima ilusión.

lunes, 17 de septiembre de 2012

X Marcha cicloturista "Sierra de Ayllón" - La "no crónica"

En este post debería estar contando como fue todo en la "X Marcha cicloturista Sierra de Ayllón" que se celebró este sábado, pero desgraciadamente no pude participar. Una inoportuna caída el pasado miércoles me dejó el codo izquierdo un poco tocado, sin poder estirar ni flexionar el brazo del todo y algo inflamado. Afortunadamente no hay nada roto y es lo mismo que me pasó hace dos años, pero algo menos fuerte ya que muevo mejor el brazo. Está claro que la bici de montaña y yo no nos llevamos demasiado bien, pero bueno yo seguiré insistiendo.


La verdad es que forzando la situación podría haber participado, pero no me gano la vida con esto y preferí ser prudente y no arriesgar. Durante el fin de semana el codo ha mejorado muchísimo a base de hielo e ibuprofeno. Ya casi estiro y flexiono del todo, así que en unos días yo creo que podré estar 100% operativo.

Aún así estuve en Ayllón viendo la prueba junto con mis amigos que estaban participando. Estuve en la salida y en dos puntos intermedios del recorrido. Hizo un día buenísimo, con calor pero no exagerado y ni una sola nube. Me dieron muchísima envidia sana, pero bueno dentro de un par de semanas está la otra marcha a la que me he apuntado, la "III Maratón MTB Alcarria BikeRoom" y seguro que lo pasamos igual de bien que ayer pero esta vez participando todos.

Aquí dejo un vídeo de la salida neutralizada de la prueba pasando por las calles de Ayllón:

lunes, 3 de septiembre de 2012

Empezando de nuevo...

Hace ya casi un mes que no escribo nada para el blog. No es que no tuviese cosas que contar, pero entre las vacaciones, el estar un poco desconectado del mundillo deportivo mientras comenzaba la recuperación, ... pues eso que ha pasado el tiempo sin darme cuenta.

Lo principal es que me encuentro bastante bien, desde luego mejor que hace un mes cuando salí del hospital. Ya he empezado a hacer deporte de nuevo. Nada serio, poco a poco y con tranquilidad. Ya me dijeron al salir que poco a poco iría viendo lo que puedo y no puedo hacer y que tardaría un poquito en volver a la normalidad. Así que de aquí a finales de septiembre únicamente haré "deporte salud", nada de seguir ningún plan de entrenamiento y sólo las cosas que me apetezcan. Y además nada de hacer dos deportes en un mismo día, que ya habrá tiempo en octubre de empezar la nueva temporada como Dios manda.

Las sensaciones estos días están siendo un poco extrañas. Al principio únicamente me dedicaba a andar, cada vez un poco más rápido y ya con eso terminaba más que cansado. Ahí ya constaté que estaba empezando completamente de cero y que estaba al 0% de forma física. Además, el hecho de haber perdido 5kg tampoco ayudaba precisamente a encontrarme con muchas fuerzas. Luego empecé a trotar un poco alternando andar/correr y el siguiente paso fue alternarlo con la bici. A la mínima que fuerzo un poco me sube el pulso por las nubes, imagino que por estar completamente fuera de forma, por tener los pulmones todavía un poco perezosos, ... Muy diferente a la sensación que suelo tener cuando estoy en forma, donde lo que limita para ir más rápido es la musculatura y generalmente de respiración se va más sobrado. En cualquier caso se nota que semana a semana la cosa va mejor. Ya he recuperado casi todo el peso que perdí y estoy bastante animado, y ese es el mejor síntoma de que todo va bien.


En lo que más a gusto me encuentro ahora mismo es con la bici. Es con lo que más puedo regular el esfuerzo que voy haciendo, ya que corriendo en cuanto empiezas a acelerarte luego cuesta algo mas volver a llevar un pulso más razonable. Así que para disfrutar un poco este mes de septiembre y hacer algo diferente me he apuntado a un par de marchas cicloturistas en bici de montaña. Por supuesto a las dos voy con bastantes amigos, así que seguro que lo pasamos muy bien.

La primera el 16 de Septiembre, la "X Marcha cicloturista "Sierra de Ayllón". Será mi tercera participación, pero esta va a ser muy diferente a las dos anteriores, con intención de ir más tranquilo, parar en los avituallamientos, disfrutar un poco más del ambiente durante la carrera, ... Otros años era todo el rato a toda pastilla y me perdía estas otras cosas. Hay una versión larga de 65 km y otra más corta y suave de 50 km. En principio quiero hacer la larga, pero es algo que se decide durante la marcha. Al llegar al primer avituallamiento tienes que tomar la decisión, así que en función de como vaya todo veremos lo que hago.

La segunda es el 30 de septiembre, el "III Maratón MTB Alcarria BikeRoom" en Sacedón. Esta no la he hecho nunca pero algunos amigos me han hablado muy bien de ella. También aquí hay dos versiones, una de 85 km y la otra de 50 km. A priori 85 km de bici de montaña me parecen demasiados ahora mismo, pero bueno, al igual que en la anterior decides cual hacer sobre la marcha así que no descarto nada.

Este mes por tanto toca darle a la bici de montaña, algo que no hago muy a menudo. Estos primeros días me encuentro muy inseguro con ella. Siempre he sido bastante "cagueta" bajando con la bici de montaña, y no lo voy a solucionar en dos días, pero espero al menos cojer algo de confianza para ir con más seguridad por las zonas complicadas que suele haber en este tipo de marchas.

miércoles, 8 de agosto de 2012

Ironman de Frankfurt 2012 - Reflexiones finales

Hoy hace justo un mes que participé en el Ironman de Frankfurt, y que mejor fecha que esta para publicar el último post sobre el mismo, el de las reflexiones finales. Comencé a escribirlo durante mi ingreso en el hospital, pero al leer lo que estaba escribiendo me di cuenta de que había una cierta negatividad en el contenido que no era lo que quería expresar. Así que he preferido llevar unos días fuera para escribirlo de nuevo y darle otro aire más positivo, que es lo que realmente quería.

Además, otra circunstancia especial de este post es que se trata del número 200. Cifra redonda que nunca pensé llegaría a alcanzar cuando empecé con esto del blog. Ya van 3 años y aunque ha habido momentos en los que ha dado más pereza escribir, la verdad es que me sigue gustando hacerlo, ver que la gente lee lo que escribes, te hace comentarios, te pregunta, ...

Lo primero de todo es decir que desde que empecé en el triatlón tenía en mente hacer un Ironman, de hecho yo creo que lo tenía en mente sin saberlo incluso antes de empezar a hacer triatlón aunque lo viese como algo prácticamente imposible. No sabía si tardaría uno, dos, cinco años en decidirme a hacerlo pero terminaría cayendo tarde o temprano.

Lo segundo, decir que he disfrutado muchísimo de la experiencia, y casi todo lo que había leído sobre lo que conlleva preparar y participar en un Ironman se ha cumplido a rajatabla. La preparación ha sido tan dura como me imaginaba, la cantidad de tiempo que ha sido necesario dedicar muy grande (quitando tiempo a otras cosas importantes en la vida) y la satisfacción personal que se siente al terminarlo es infinita. Y si, es completamente cierto que lo más duro de un Ironman es prepararlo y en esa preparación se pasa por momentos malos, de bajón, en los que te preguntas si merece la pena todo el esfuerzo y tiempo que estás dedicando. Ahí es donde ayuda un montón el hacer muchos entrenamientos en grupo, que tira de ti para seguir adelante al igual que tú pones tu granito de arena para tirar de otro del grupo cuando es él el que está pasando por el momento malo. Y el grupo que hemos formado este año los Diablillos para preparar el Ironman ha sido increíble y posiblemente irrepetible. ¡ Gracias a todos, sois muy muy grandes !.

En tercer lugar, una “lección aprendida” que me llevo del día de la competición, y es el tema de la tecnología en el deporte, concretamente la utilización de pulsómetros, GPS, ... Es un tema que me gusta muchísimo y siempre que salgo a entrenar llevo puesto el pulsómetro, voy mirando los ritmos con el GPS, luego lo paso al ordenador y me gusta mirar lo que he hecho. Vamos, que se puede decir que soy un “friki” del tema. Como pudisteis leer en la crónica, perdí el Garmin durante la natación y tuve que hacer el resto del Ironman sin ningún tipo de referencia de ritmos, pulsos, tiempos ni nada. La lección aprendida está en que todo salió de maravilla y que si has entrenado bien, los ritmos los llevas metidos en el cuerpo y no necesitas de ningún cachibache que te los chive. Te puedes fiar de tus sensaciones que son las que mejor te van a marcar el ritmo.

Así que, aunque seguiré entrenando con mi Garmin, para la próxima temporada me gustaría incluir de vez en cuando entrenamientos en los que lleve la pantalla tapada para no tener referencias y así coger más experiencia en guiarme por mis sensaciones. Seguro que viene bien y es útil para el futuro.

Por último, el cuarto punto que quería tocar es el de como planificar una temporada en la que hay un objetivo tan importante como un Ironman. En mi caso ha sido el único objetivo de la temporada. Todo lo demás ha sido secundario y supeditado a la preparación del Ironman. He competido poquísimo, ningún duatlón, ningún triatlón sprint, ni olímpico y tan sólo un par de medias maratones, dos medios Ironman y una travesía. Eso ha hecho que en algunos momentos de los largos meses de preparación haya llegado a estar un poco obsesionado con el Ironman, como si fuese lo único importante en la vida, y creo que eso no es bueno.

En mi opinión, cometí un error al no fijar algún otro objetivo importante durante la temporada que ayudase a repartir la “presión”. Al final todo ha salido bien y salió una buena carrera, pero he pensado varias veces en lo que habría ocurrido si hubiese tenido algún problema que no me hubiera permitido rendir en condiciones en el Ironman. Un problema mecánico en la bici, de estómago, ... cualquier cosa. Estoy convencido de que me habría quedado con una sensación malísima, de decepción, de desencanto, de haber tirado a la basura tantos meses de preparación. Seguro que con otro objetivo importante en la temporada, anterior o posterior al Ironman (no creo que eso importe mucho), esa posible decepción se habría minimizado.

Esto es todo, creo que no se me ha olvidado nada con todo lo que he escrito en estas últimas semanas sobre el tema. Aunque todavía estoy recuperándome y cogiendo fuerzas de la neumonía que me ha tenido ingresado desde el 15 de julio hasta el 6 de agosto, ya estoy pensando en la próxima temporada, en como plantearla y por supuesto, donde será el próximo Ironman...


PD: pues si se me olvidaba comentar un tema y es el tema del Ironman de Hawaii. Anda que no me ha dado caña la gente con lo de que me iba a clasificar, que me iba a quedar muy cerca, que me veían con posibilidades, ... Se que algunos lo decían en serio, otros en broma, pero el caso es que algo que al principio ni me imaginaba podía ser posible poco a poco fue tomando forma. Nunca quise echar cuentas del tiempo que podía hacer, pero el caso es que al final fue inevitable y eché números de cual podía ser mi tiempo si todo iba bien. Teniendo un buen día, prácticamente perfecto, mis cuentas me daban un tiempo entre 9:30 y 9:45. Al final me quedé muy cerca, en 9:43 que sin los 6 minutos de penalización serían 9:37. En mi grupo de edad tenían plaza para Hawaii los 11 primeros, es decir, que el corte de los clasificados estuvo en 9:20. Son 17 minutos, que son muchos o pocos según se mire. Teniendo en cuenta que ha sido mi primer Ironman, que hubo cosas que se podían haber mejorado, etc... no veo algo descabellado el poder clasificarme en un futuro. Es más, el Ironman de Frankfurt es uno de los que más nivel de participación tiene, así que estoy seguro de que en otro más asequible me habría quedado mucho más cerca. En un futuro lo volveré a intentar, y conociéndome estoy seguro de que no pararé hasta que lo consiga... Un pequeño secreto que no he contado prácticamente a nadie hasta ahora es que llevé a Frankfurt preparado un sobre con los 600€ de la inscripción para Hawaii por si se alineaban los astros el día de la carrera.


Ironman de Frankfurt 2012 - Agradecimientos
Ironman de Frankfurt 2012 - Los días previos
Ironman de Frankfurt 2012 - La crónica (parte 1)
Ironman de Frankfurt 2012 - La crónica (parte 2)

  © Blogger template 'Isolation' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP