miércoles, 28 de julio de 2010

XVII Triatlón de Pálmaces - La crónica

La verdad es que no se muy bien por donde empezar. Son tantas imágenes las que se me han quedado grabadas del sábado en Pálmaces que cuesta un poco ponerlas en orden para contar algo con un mínimo argumento. Para empezar el entorno, totalmente rural, apartado de todo, un pueblo pequeño, gente muy amable por todos lados, … Me ha recordado muchísimo al pueblo de mi madre, Valvieja, que al fin y al cabo no está tan lejos, a una hora en coche aproximadamente.


100724_132950.jpg
Vista de una de las calles de Pálmaces de Jadraque


Todo el mundo al que preguntaba me había hablado maravillas de este triatlón y desde luego no me ha defraudado en absoluto. Tiene varias peculiaridades. En primer lugar las distancias, poco convencionales ya que es un poco más largo que un olímpico y un poco más corto que un medio ironman. En concreto se trata de hacer 1800 m nadando por el embalse de Pálmaces, 60 kilómetros en bici en un recorrido de ida y vuelta hasta Atienza y por último 12 kilómetros corriendo en dos vueltas de 6 kilómetros cada una (ida y vuelta a la presa).

Otra peculiaridad es el reducido número de participantes. Si no me salen mal las cuentas al ver la clasificación, han sido un total de 225 inscritos. Eso hace que sea realmente complicado apuntarse. De hecho recuerdo que cuando se abrió el plazo de la inscripción hace ya un tiempo, las plazas se terminaron en media hora. Como ya tengo algo de experiencia con este tipo de inscripciones rápidas por mi pasado en las carreras de scalextric, no tuve ningún problema en apuntarme.

La tercera característica que quiero destacar es la organización, perfecta en todos los sentidos. De hecho, por más que he intentado encontrar algo que estuviera realmente mal (en todos los triatlones que he hecho siempre ha habido alguna cosa así) no lo he conseguido. Todo el pueblo se vuelca con su prueba y al ser un número pequeño de participantes lo tienen todo perfectamente controlado.

100724_133307.jpg
Frontón del pueblo, donde se realiza la segunda transición

Llegué a Pálmaces pronto, sobre las once y media de la mañana tras hora y media de viaje en coche. Allí me encontré con Javi y su familia y recogí mi dorsal junto con algunos regalos que nos hicieron, en concreto un chaleco cortavientos, una camiseta y un libro. Poco después fueron llegando el resto de Diablillos: Julio, JAM, Jose, Lola, Borja, Richard, Iván, Joseca, …

Después de comer los macarrones que me había preparado la noche anterior (mira que hacía tiempo que no me preparaba algo así, y la verdad es que me supieron a gloria) empezamos a preparar los bártulos para la carrera. Cada vez llevo más cosas a las carreras. Ahora, como uso las ruedas de perfil para competir pues llevo las otras de repuesto por si tuviera algún problema de última hora. También llevé la nevera para tener los botes de la bici bien fríos. En fin, que el coche venía bien cargadito.

Nos tomamos las cosas con bastante calma y el tiempo pasó despacio pero sin llegar a hacerse pesado como me ocurrió en Córdoba. En esta ocasión había 2 transiciones. La T1 donde se deja la bici al lado del embalse y la T2 en el frontón del pueblo donde se comienza a correr. Al bajar con la bici hacia la T1 aprovechamos para ir hasta la presa y así ver el recorrido que nos tocaría hacer luego dos veces durante la carrera a pie. La verdad es que me asustó un poco por la pedazo de subida que hay que hacer… Pero bueno, aún quedaba mucho para que llegase la carrera así que ya ocurriría lo que tuviera que ocurrir.

100724_161636.jpg
Julio, Jose y yo preparándonos para ir a las transiciones

La natación fue normal, la verdad es que ni bien ni mal. Tuve la sensación de ir un poco desorientado en ocasiones, pero luego mirando la trayectoria que grabó el Garmin la verdad es que creo que no lo hice demasiado mal. Eso si, di y recibí golpes más que en ningún otro triatlón, y no precisamente en las boyas. No se muy bien por que había un grupito que nadaba en paralelo a mi y con el que iba haciendo el acordeón. Nos acercábamos lateralmente, nos dábamos cuatro leches y nos separábamos, y así constantemente hasta que al pasar la segunda boya ya nos separamos definitivamente y nos volvimos a arrear. Ninguno de los golpes era realmente serio, pero si resultaba molesto nadar así. Además, hasta llegar a la primera boya se notaba un montón el viento ya que se formaron bastantes olas y parecía que estabas nadando en el mar.

La transición fue bien, sin problemas y bastante rápida. No pude montarme de un salto a la bici ya que me frenaron, pero esta vez si que hice bien lo de aguantar pedaleando descalzo sobre las zapatillas y esperar a un punto en el que se iba un poco con inercia cuesta abajo para meter los pies definitivamente y fijar el velcro.

100724_192015.jpg
Saliendo de la T1 a punto de montar en la bici

El recorrido de la bici al principio era duro, con unos 8 primeros kilómetros hasta alcanzar la carretera principal que te lleva a Atienza bastante rompepiernas. El resto del recorrido hasta Atienza con muchísimo aire en contra y muchos toboganes. Fuí mucho tiempo acoplado pero aún así era difícil ir a más de 30 km/h en el llano por culpa del aire. De hecho, en el punto de giro para deshacer el camino la media era de 28 km/h. Eso si, el recorrido de vuelta lo disfruté como un enano. Yo no se si las Zipp, los tubulares o lo que sea pero eso de ir acoplado durante varios minutos a más de 50 km/h da una sensación tremenda. Eso si, en algunos tramos que daba el aire un poco de lado en lugar de culo pasé un poquito de miedo ya que aún no estoy muy acostumbrado al "efecto vela" que hace la rueda de perfil. Pero si hay gente que va con lenticular imagino que será cuestión de acostumbrarse.

La segunda transición si que la hice a toda pastilla. La verdad es que llegué con bastantes ganas de correr y empecé bastante bien. Había comido y bebido bien en la bici, y parece que todo me había sentado bastante bien y no tenía ningún problema de estómago. Así que, con ganas y el aliciente de llevar muy poco por delante a la triatleta del Lagunak que terminó finalmente tercera clasificada (se fue escapando poco a poco y es que corría un montón la condenada), comencé a correr. La primera parte hasta llegar a la presa con muy buen ritmo al ser todo cuesta abajo o llano. Luego tocaba deshacer el camino andado y aunque me costó pero terminé la primera vuelta con un ritmo inferior a 4:30 min/km. Al comenzar la segunda vuelta me tomé un gel, cosa que nunca antes había hecho en carrera y la verdad es que me sentó bastante bien. Lo hice justo antes de un avituallamiento, para poder beber agua justo después del gel y que pasase lo mejor posible. El ritmo fue un poco inferior al de la primera vuelta, pero conseguí terminar la carrera a pie con fuerzas y con un ritmo de 4:30 min/km que teniendo en cuenta el perfil, el calor y lo que habíamos hecho antes yo creo que está bastante bien.

100724_210714.jpg
Saliendo de la T2, dispuesto a correr los 12 km

Durante la carrera a pie me ocurrió una anécdota con Jaime Menéndez de Luarca, conocido triatleta por sus artículos en Finisher, comentarios en foros, ... En el punto de giro de la presa de la segunda vuelta para él (primera para mi) al adelantarme me preguntó si era Alejandro Piñeiro y me preguntó que como iba. Parece una tontería pero el simple hecho de que me conociera (por el apellido en el mono y me imagino que relacionándolo con el blog o alguna participación en algún foro) me dió alas.

Finalmente terminé en el puesto 79, muy contento y con muy buenas sensaciones. El resto del día, pues casi lo mejor del triatlón. Todos comentando como le había ido a cada uno, Jose con sus problemas en la primera vuelta corriendo, Julio con su tubular delantero y la bomba que se encontró y le salvó, ... Luego las "pornoduchas", que merecen un comentario aparte. Resulta que al terminar habilitan un solar al lado de la plaza del pueblo con cuatro duchas comunes, vamos que allí se ducha todo el mundo mezclado sin importar nacionalidad, sexo o religión. Eso si, todos con agua fría... Este año no hubo premio por equipos para Diablillos. Quedamos cuartos en la clasificación por equipos masculina. Los que si pillaron premio fueron Lola (por partida doble ya que quedó entre las diez primeras y además le tocó en el sorteo un pulsómetro) y Richard que quedó cuarto con una magnífica actuación y el mejor parcial a pie (tío, eres un auténtico crack).

100724_220441.jpg
Entrando satisfecho en meta

Lo último fue la cena. Ya desde que nos fuímos a duchar olía de maravilla la caldereta de cordero que estaban preparando. Allí cenó todo el mundo repitiendo las veces que quiso, con helado de postre y todo en un ambiente espectacular.

En definitiva, un triatlón completamente recomendable que hay que hacer al menos una vez en la vida. En mi caso trataré de repetir todos los años que me sea posible. Me ha dejado muy buen sabor de boca en todos los sentidos.

Y ahora unos cuantos números. En primer lugar lo que ha marcado el Garmin:
- Natación: 1,72 km en 36:17 (2:06 min/100m)
- T1: 00:58
- Ciclismo: 57,09 km en 1:46:29 (32,2 km/h)
- T2: 00:35
- Carrera: 12,75 km en 57:25 (4:30 min/km)
- Total: 3:21:45

Y los resultados oficiales son:
- Natación: 1,8 km en 36:21 (2:01 min/100m)
- T1: 00:54
- Ciclismo: 60 km en 1:46:30 (33,8 km/h)
- T2: 00:35
- Carrera: 12 km en 57:26 (4:47 min/km)
- Total: 3:21:46

Puesto 79 de 225 inscritos, 212 participantes y 205 que terminaron la carrera. La clasificación oficial se puede encontrar aquí.

Y en cuanto a fotos, pues hay un montón. Aquí tenéis unos cuantos enlaces que he encontrado por ahí:


100724_211027.jpg
Jose (161) y yo (163) con la meta al fondo

5 comentarios:

JÁM 29 de julio de 2010, 10:28  

Muy bueno el post.
Ya sabes, el año que viene, a mejorar, que al paso que vas, fijo que lo haces.

Enhorabuena.

Cachaira 29 de julio de 2010, 16:09  

Espectacular tio,güau ciertamente tiene que ser espectacular y muy bonito sin duda,muy parecido al Titan de la Sierra de Cádiz pero algo más corto. Y la actuación personal fuera de serie se te vé muy bien en todas las disciplinas,eres un máquina tio.
Una preguntita,¿no resulta incomodo nadar-correr etc...con la caja registradora en la muñeca? jajaja tomatelo bien eh...Un saludo.

Jandercito 29 de julio de 2010, 16:16  

Muchas gracias a los dos. Desde luego puedo y debería mejorar mucho la natación, que es donde más flojo estoy con diferencia. En bici y corriendo la verdad es que estoy bastante contento de como va la cosa, pero si se puede mejorar otro poco aquí también pues mucho mejor.

"Caja registradora"...jejeje que bueno, nunca había visto a nadie que lo llamase de esa manera. Para nadar lo llevo en el gorro, que es mucho menos molesto que llevarlo en la muñeca. En bici va puesto en la potencia, así que no molesta nada. Y corriendo la verdad es que casi ni te das cuenta de que lo llevas entre el calor, el dolor de piernas, ... Me gusta luego ver en casa tranquilamente los sitios por los que he pasado, la velocidad a la que iba, ...

Angel 29 de julio de 2010, 17:54  

Muy buenos tiempos, compañero. Ademas, se ve que disfrutaste y eso se nota en la carrera. Te fue bien entonces al tomarte el gel al correr?. Nada de flato?. Habrá que probarlo entonces.
A mi me gustaria participar un año aqui, ya que bastantes compañeros mios participan todos los años. Y lo describen como tu has dicho, un triatlon especial.

Un saludo.

Pepeperez 30 de julio de 2010, 16:40  

Muy buena crónica, y mucha mejor carrera. Están empezando a dar muy buenos resultados, todo el entrenamiento y el sacrificio acumulado.
A seguir así.

  © Blogger template 'Isolation' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP