jueves, 16 de septiembre de 2010

27ª Subida a la Quesera - La crónica

Este pasado sábado 11 de septiembre se disputó la 27ª Subida a la Quesera. Se trata de una prueba ciclista de unos 12 kilómetros en la que se parte desde Riaza y los últimos 7 kilómetros son la subida al puerto de la Quesera. No se trata de un puerto especialmente duro, ya que tiene una pendiente media de un 5.8%. Siempre se celebra en estas fechas y he corrido la prueba muchas veces.

Este año era especial ya que se trata de la primera vez que llego a la prueba con un nivel de entrenamiento y volumen de kilómetros lo suficientemente alto como para hacer una carrera buena de verdad. Hace unos quince años, cuando corría mis primeras ediciones de la prueba, conseguí hacer como mejor tiempo algo menos de 37 minutos, y desde luego este año me veía capacitado para bajar holgadamente ese tiempo.

El día anterior a la prueba llegué al pueblo. Además de dar una vuelta con la bici para terminar de decidirme por usar las ruedas de perfil durante la carrera, la estuve “aligerando” para dejarla en la mínima expresión. La dieta consistió en quitar el acople, los apoyacodos, la bomba, la bolsita con las herramientas, los botes de agua (tan sólo uno con un poquito por si acaso), … Entre unas cosas y otras algo más de un kilo si que debió adelgazar la bici, que siempre se agradece a la hora de subir.

El día se presentó como a mi me gusta, fresquito pero despejado, con pinta de calentar durante la mañana pero sin llegar a ser agobiante. Y así fue. Entre unas cosas y otras la salida se dio a las 9:30 en lugar de a las 9. Esto ocurre prácticamente todos los años. Para esa hora ya empezaba a calentar un poco el sol y yo ya había estado un buen rato calentando.

Después de dar una vuelta neutralizada al pueblo comienza la carrera. Los primeros kilómetros, como se puede ver en el perfil, pican ligeramente hacia arriba y se suele ir bastante rápido. Nunca he seguido el ritmo del primer grupo en este tramo ya que luego se suele pagar. Pero este año lo he hecho, lo primero por encontrarme fuerte como para aguantar bien y lo segundo por que este año no se ha apretado tanto como en otras ediciones.

Perfil de la prueba

Tras la bajada hacia el río Riaza comienza el puerto. Ya desde el principio se ve que hay un par de corredores que están muy por encima del resto. Siguiéndolos vamos un grupo de unos 30 ciclistas a un ritmo que por el momento no me sacaba de punto. Tras la parte llana entre los kilómetros 6 y 7 la cosa se empieza a poner más seria Decido no cebarme y seguir a mi ritmo a partir de ese momento. El grupo se me empieza a ir aunque los mantengo a una distancia que me permite verlos y sobre todo ver como se empieza a descolgar gente a la que poco a poco voy cogiendo. Eso me anima bastante ya que hasta el último kilómetro no me adelantó nadie en toda la subida.

Sigo a ese ritmo incluso adelantando a algunos de los que yo considero “ilustres” en esta carrera y cuando ya se empieza a ver el final del puerto a unos 2 kilómetros trato de aumentar el ritmo. Aunque lo consigo no puedo evitar que en los últimos 500 metros me pase uno de esos “ilustres” a los que había adelantado durante la subida. Termino la carrera manteniendo a raya a otro de los “ilustres” que venía por detrás a poca distancia pero a un ritmo similar al mío.

Paré mi crono en 32:52, aunque el tiempo oficial es de 32:47 y en el puesto 21. Realmente el puesto lo tengo en duda, ya que todo el mundo decía que habían descalificado al tercero por haberse agarrado a una moto durante la subida. Todavía no han sacado la clasificación oficial, así que no se si quedé en el puesto 20 o 21. Pero lo mejor de todo es el tiempo, casi 4 minutos menos que mi mejor tiempo de hace años y sobre todo, a un minuto y medio del cuarto clasificado (tercero si contamos la descalificación). Salvo a los dos primeros, tuve a la vista al resto de participantes que quedaron por delante mío casi toda la carrera y tan sólo me faltó un poco de fuerza en la parte final para poder apretar un poquito más  y tratar de cogerlos.

Así que terminé muy pero que muy contento por todas esas razones. El año que viene espero que más y mejor…

2 comentarios:

Molinero 22 de septiembre de 2010, 11:09  

Enhorabuena tio, es un tiempo nada despreciable, ya que la carretera es muy rugosa y se hace pesado, sobre todo en carrera,yo soy uno de esos ilustres que siempre van tambien a esa subida, y para nada he apretado ni en la subida ni en el falso llano de abajo, asi y todo creo recordar que fueron 33´y algo,no lo recuerdo.
Nos vemos en la siguiente.

Jandercito 29 de septiembre de 2010, 11:27  

Si que se hace pesado si, sobre todo desde que pasas la presa que es donde empieza lo más duro. El año que viene repito seguro y ¡¡ espero mejorar el tiempo !!

  © Blogger template 'Isolation' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP